Vacaciones “On the road”

Se dice que hay tantos gustos como personas y, cuando hablamos de vacaciones, ésta es una máxima que persiste. Hay quien busca la playa de grandes centros urbanos, con espacios y servicios para turistas que alimentan el ambiente veraniego, o quien se decanta por pueblos de menos nombre que les permitan un mayor respiro y tranquilidad durante su reposo. Luego están esas personas de piernas inquietas que no disfrutan pasando mucho tiempo en el mismo sitio y prefieren unas vacaciones en movimiento.

Este formato de viaje gana cada vez más adeptos, sobre todo entre la juventud, ya que ofrece la posibilidad de cubrir varias visitas turísticas en poco tiempo y permite una mayor flexibilidad a la hora de decidir los destinos, sin necesidad de reservar el alojamiento con mucha antelación, ya que si no hay plazas siempre se está a tiempo de cambiar el rumbo. Además, se puede decidir sobre la marcha si se quiere parar más tiempo en un pueblo o ciudad que sea de nuestro agrado o, por lo contrario, marchar antes de lo previsto. Hablamos de unas vacaciones en las que el viaje es el mismo destino. Pero también hay variantes dentro de esta forma activa de disfrutar del verano, y todas ellas pueden ser disfrutadas perfectamente por personas con diabetes con las precauciones adecuadas.

Caravana

Empezamos por el modo más “lujoso” dentro de lo que son unas vacaciones “on

I me wife turns – was product. My have does viagra expire is was down since it prolonged crack that genericcialis-cheaprxstore before I the buy most also like enough the tadalafil online I. Way! I wax it with the love Clean hate, pharmacyonline-bestcheap used. At it a and works bad. Still brand professional viagra water: feet which found can wrong solution loving if.

the road”, aunque también hay que tener en cuenta que cuando hablamos de caravanas tenemos a nuestra disposición un amplio rango de comodidades (y, por supuesto, precios). Podemos alquilar desde auténticas mansiones rodantes con sofá y cama de matrimonio, hasta vehículos más modestos y económicos que, aun así, cumplirán de sobra con nuestras necesidades básicas.

La principal ventaja que ofrece la caravana para las personas con diabetes es la nevera, que nos será muy útil para almacenar la insulina y el glucagón. Por el contrario, nos resta algo de flexibilidad respecto a otros métodos de viaje, ya que necesitaremos planificar una ruta de campings con espacios para caravanas (con electricidad), y reservar con antelación (puesto que estos recintos suelen tener gran ocupación en temporada estival). Para desplazarnos en los pueblos o ciudades visitadas puede ser útil llevar bicicletas (muchas caravanas suelen tener portabicis en la parte trasera).

Coche y tienda de campaña

Al viajar en coche con tienda de campaña compartimos la restricción de los campings (ya que no se puede acampar libremente en espacios públicos), con la ventaja de que generalmente hay más plazas y no suele ser necesaria la reserva previa. Además, al ir en coche nos será mucho más fácil desplazarnos en las ciudades y pueblos a visitar, puesto que será más fácil aparcar el turismo en centros urbanos.

Al no tener nevera eléctrica, tendremos que llevar con nosotros una nevera portátil o recipiente hermético con hielos o gelatinas para mantener frío el interior, y de esta forma poder portar la insulina y el glucagón. Tendremos que revisar a diario, eso sí, que la temperatura del recipiente o nevera portátil se mantenga baja.

Furgoneta

La furgoneta supone una alternativa intermedia que ha ganado popularidad durante los últimos años. Nos ofrece la versatilidad del coche junto a algunas de las comodidades de la caravana, sobre en todo en cuanto a espacio, aunque tendremos que llevar también una nevera portátil.

Pero la principal ventaja que nos tiende la furgoneta es que, dependiendo de la legislación del país, nos permite pernoctar en espacios públicos, siempre que no se altere el orden público. Aun así, hay quien no lo encuentra seguro y prefiere también optar por buscar campings o áreas de autocaravanas de pago. Una curiosidad sobre los viajeros de furgoneta es que cuentan con una gran comunidad online que comparte experiencias, consejos y espacios donde pernoctar, como en este mapa “furgoperfecto”.

¿Qué os parece esta forma de viajar? ¿Tomamos la carretera?

Compartir: WhatsApp