Se acerca el invierno… ¿preparados para hacer deporte en casa?

Como dirían los miembros de la familia protagonista de una popular saga literaria y serie de televisión… se acerca el invierno. El frío y la lluvia amenazan con instalarse en nuestras ciudades y cancelar, o al menos trastocar, nuestros planes de aire libre. Aunque no vivamos en un país de clima tan crudo como Suecia o Noruega, sabemos muy bien cómo se las gasta la estación más fría de año en diversos rincones de la península (excluimos a nuestros afortunados amigos de las islas, especialmente de las Canarias).

El clima se empeña en aumentar nuestro tiempo de reclusión doméstica pero, por otro lado, no queremos dejar de lado esas actividades deportivas tan necesarias para optimizar los niveles glucémicos y mantener un buen control de la diabetes. Si lo tuyo es la natación y tienes piscina cubierta cerca de casa, problema resuelto. Sin embargo, si eres de esas personas a las que les gusta salir a pasear o a correr pero recelas del clima frío y húmedo tendrás que cambiar un poco tus rutinas de ejercicios y adaptarlas al calor del hogar. Y puedes hacerlo, no desesperes, ¡quedarse en casa no tiene por qué ser sinónimo de sofá y televisión!

¿Hacemos un repaso de los ejercicios que puedes realizar sin necesidad de pisar ni siquiera el portal?

Ejercicios de mantenimiento

Empezamos por un clásico del salón: las flexiones, las abdominales y las sentadillas. Es habitual para muchas personas practicar estos ejercicios mientras atienden a la televisión, a la radio o conversan con algún familiar. Sin embargo, si se quiere trabajarlos bien para aprovechar al máximo sus beneficios de tonificación muscular, es conveniente hacerlos correctamente y, si eres primerizo, prestar la máxima atención.

Vitónica te explica cómo colocar el cuerpo para hacer correctamente estos tres ejercicios: flexiones, abdominales y sentadillas.

Un poco más de movimiento

Si la tonificación no es lo tuyo, puedes buscar ejercicios más de tipo cardiovascular que no requieren una gran inversión en equipamiento. Te sugerimos, por ejemplo, los saltos con cuerda, para los que sólo necesitas eso, la cuerda (además de un poco de espacio para no tirar nada al suelo).

Otra opción, para añadir algo de variedad, la tienes en el step. Sólo necesitarás el escalón, que puedes encontrar en cualquier tienda de fitness, o incluso improvisarlo tú con guías telefónicas y cinta de embalar.

¿Quieres acción de verdad?

Si echas en falta la liberación que te da el correr o andar en bicicleta, pero te da una pereza infinita salir a la calle, siempre tendrás alternativas para el hogar, sólo que éstas necesitan un desembolso mayor. Hablamos, por supuesto, de la bicicleta estática, la cinta de correr o la elíptica, de los que ya hemaos hablado con anterioridad en este blog. Suponen una inversión inicial que puede verse amortizada con un uso frecuente que te ayude a mantenerte en forma.

El merecido descanso…

Y, una vez hechos los deberes y terminada tu rutina diaria, ya puedes sentarte en el sofá y volver a sumergirte en las páginas de ese libro que te tiene tan en vilo o retomar tu serie de televisión favorita. ¡Con el cuerpo sano y la conciencia bien tranquila!

Compartir: WhatsApp