Qué tener en cuenta al elegir campamento de verano

¿Recuerdas los campamentos de verano? Aquellas vacaciones en la naturaleza, aquellos divertidísimos días plagados juegos con el resto de acampados y monitores, esas agotadoras excursiones recorriendo maravillosos y bucólicos paisajes, y amables pueblos que nos abrían sus puertas… aquellas increíbles noches de linterna y saco de dormir al amparo de un frontón, esa administración responsable de la cantimplora para no quedarnos sin agua, los baños en un río que nos devolvía un agradable murmullo al viajar entre las rocas,  las risas y las canciones cantadas a viva voz por todas esas alegres voces…

Seguro que si haces un pequeño esfuerzo todavía recuerdas aquellos momentos de tu infancia y probablemente te des cuenta de lo mucho que aprendiste en aquellas experiencias. Adquiriste el valor del compañerismo, pero también diste tus primeros pasos hacia la autosuficiencia; descubriste muchas cosas de ti que desconocías hasta ese momento, y cómo podías valerte por ti mismo aun estando lejos de casa; conectaste con la naturaleza y comprendiste que el mundo no está hecho de asfalto y hormigón… ¿Vamos por buen camino?

Y si los campamentos supusieron una parte importante de tu infancia, seguro que no quieres negar a tus hijos o hijas la posibilidad de disfrutar de una experiencia tan enriquecedora, ¿verdad? Repasemos entonces cuáles son los factores principales a la hora de escoger campamento:

  • Destino y duración: Dependiendo de la edad y necesidades del niño, puede que no quieras que pase demasiado tiempo lejos de su familia y prefieras que el campamento transcurra cerca de casa. O, por el contrario, puede que esté en esa edad en la que pasar más de dos semanas fuera de casa suponga una gran aventura. Lo mejor es que lo decidáis juntos.
  • Actividades físicas: Es interesante saber que, sea donde sea el campamento, hay un buen programa de juegos y actividades físicas con los que aprenderán a divertirse en movimiento, lejos del sedentarismo que les tienta en su rutina diaria.
  • Cuidadores: Vas a poner a tus niños al cuidado de una serie de personas durante unos días, por lo que querrás asegurarte de que cuentan con la preparación adecuada. Además, si tu hijo o hija presenta algún problema específico de salud, deberías asegurarte de que el campamento cuenta con personal de enfermería que esté al tanto y tenga preparación para abordar distintas complicaciones.
  • Diabetes: Concretamente, en el caso de niños y niñas con diabetes, es importantísimo que tengan al menos un monitor o monitora que sepa interpretar mediciones de glucosa y cómo actuar ante posibles bajadas de azúcar. Una opción interesante puede ser buscar un campamento específico de niños con diabetes, organizados por las propias asociaciones, que cuentan con personal experto para ayudar e informar a los niños en todas sus dudas. Se trata de una gran opción para complementar su educación diabetológica en un entorno donde puedan relacionarse con otros niños y niñas con diabetes, y ver que no están solos en el camino que les toca recorrer.

Compartir: WhatsApp