¿Qué debes recordar al viajar en avión con diabetes?

Aunque los mapas del tiempo se empeñen en llevar la contraria al calendario, nos acercamos poco a poco a la estación veraniega y seguro que más de uno y de una tiene ya sus vacaciones planificadas y sus billetes de avión a buen recaudo bajo ese viejo pisapapeles del escritorio. ¿Es tu caso? ¿Vas a volar este verano? ¿Qué problemas puedes tener en aeropuerto y avión con la diabetes y todos los útiles que deben acompañarte en tu viaje?

¿Qué pasa con la insulina?

Todos sabemos de las restricciones que las autoridades del aeropuerto nos imponen a la hora de introducir líquidos y jeringuillas en el avión, pero por suerte la insulina y los medicamentos en general están exentos de las políticas que afectan al transporte de líquidos. Tan sólo será necesario que presente estos objetos de forma separada en el control; AENA recomienda que lleves contigo una receta u otra justificación médica y avises con antelación de que necesitarás portar jeringuillas y aparatos medidores en su caso.

¿Y para las bajadas de azúcar?

Siempre recomendamos que para remontar hipoglucemias la mejor herramienta  será una solución de 15 gramos de glucosa de rápida absorción como Gluc Up 15, pero… ¿pueden llevarse en el avión? Bien, según la normativa de AENA referida al transporte de líquidos, se podrán transportar envases individuales siempre que su capacidad sea inferior a 100 ml (los sticks de Gluc Up 15 contienen 30 ml), a su vez introducidos dentro de una bolsa de plástico cerrada de una capacidad inferior a un litro.

Evita el estrés

Debido a estos objetos extra que tendrás que portar, es posible que tengas que perder algunos minutos dando explicaciones en el control, por lo que conviene que llegues al aeropuerto con tiempo. Acudir al aeropuerto con margen y evitando las prisas de última hora, evitará también que una situación de estrés pueda alterar tus niveles glucémicos.

Ten en cuenta las zonas horarias

Éste es un detalle que no se suele tener en cuenta. La Asociación Americana de Diabetes nos recuerda que los viajes hacia el este suponen que tu día sea más corto y es posible que tengas que restar alguna dosis de insulina. Por el contrario, los viajes hacia el oeste, al alargar el día, pueden originar la necesidad opuesta y que necesites más insulina. Habla con tu educador o educadora y planifica bien las dosis antes de viajar.

La obligada visita médica

Como recomendación vital, y que nunca nos cansaremos de repetir, ¡cuenta siempre con el consejo médico! No te olvides de hacer una visita a tu doctor o doctora habitual unos días antes de partir para asegurarte de que mantienes tu diabetes bajo control, y también para solicitar esa justificación que te ayudará a evitar problemas en el control del aeropuerto.

Tarjeta sanitaria

Por supuesto, no te olvides de tu tarjeta sanitaria. Si viajas dentro de Europa, solicita con antelación tu Tarjeta Sanitaria Europea en este enlace y, si viajas fuera de la Unión, plantéate la posibilidad de hacerte un seguro de viaje para evitar sustos innecesarios.

Compartir: WhatsApp