Prueba el snowboard, da un giro a tu deporte de invierno

Vuelve el frío y el cuerpo pide movimiento para generar energía y entrar en calor. También, dicen, practicar deporte a temperaturas bajas es más efectivo para la quema de calorías. Y si hablamos de frio y de deporte, ¿qué palabra os viene a la mente? Seguro que el esquí, ¿verdad? Pero ya hemos hablado en este blog sobre las ventajas del esquí como deporte para personas con diabetes y sobre consejos para preparar un buen fin de semana en la nieve. Y si queréis información más de primera mano, os recomendamos este artículo de Antonio Lledó sobre cómo iniciarse en el esquí de fondo.

Como en Up Tu Vida ya hemos hablado largo y tendido sobre el deporte que encumbró a Alberto Tomba, esta vez vamos a cambiar de postura y orientación y vamos a ir en busca de una nueva herramienta para una nueva actividad… toca hacerse con una tabla de snowboard. ¿Te animas a probarlo?

Snowboard, Wikipedia

Antes de nada, debes tener en cuenta que es un deporte de un sufrimiento… diferente al esquí. Por decirlo de forma fina, tus glúteos pagarán el peaje de los metros recorridos por tu tabla, además de ser una de las partes del cuerpo más expuesta a sufrir golpes, junto a las manos y la cabeza.

Por eso mismo, deberás llevar el equipo adecuado y haber recibido lecciones técnicas y prácticas suficientes para poder lanzarte a tu primera pista. Tu equipo básico constará, además de la tabla, de unas buenas botas del número adecuado, fijaciones, gafas de sol o de ventisca, casco, guantes y muñequera. En este artículo de Deporadictos tienes algunos consejos más sobre el equipo y sobre las primeras decisiones que tendrás que tomar a la hora de elegir tu estilo en la tabla. ¿Eres goofy o regular?

Y como vas a realizar una actividad física en bajas temperaturas, son imperativas una serie de precauciones para evitar sustos y posibles complicaciones. Para ello, recurrimos a un post muy completo de Francisco Tapias (editor de La Diabetes No Es Mi Límite), que incide en varios consejos básicos: escoger las horas centrales del día; vestirse por capas y con ropa transpirable; cuidado con las heladas; calentar de manera correcta; y mantener una buena hidratación.

Y, como siempre que vayas a hacer deporte siendo paciente con diabetes, no te olvides de tener a mano una buena solución para remontar hipoglucemias que puedan amenazar con complicarte la aventura: Glucagón para bajadas severas, y una solución de glucosa de rápida absorción para las leves. Entonces qué, ¿vamos a la nieve?

Compartir: WhatsApp