Multiaventura para niños con diabetes

El deporte es una parte importante e indispensable cuando se trata de intentar mejorar la situación de la diabetes tipo 2, tanto en adultos como en niños. La actividad física ayuda a mejorar el control glucémico, mantener los niveles de colesterol y triglicéridos, aumentar el gasto calórico…

En verano cambia por completo la rutina de los niños: terminan los entrenamientos extraescolares y dejan más de lado el deporte, limitándose a las carreras por los parques o playas. Durante el ejercicio el cuerpo tiende a usar más glucosa, y realizar deporte de forma continuada puede ayudar a la absorción de la insulina y mejorar su sensibilidad.

Las vacaciones de verano son largas y muchas veces las ideas de realizar excursiones que combinen el deporte, la naturaleza y el buen rato se agotan. Por eso hoy queremos ofrecer un pequeño empujón, con ideas que puedan ayudar a pasar un día divertido en familia haciendo ejercicio: las actividades multiaventura.

En estas actividades se practican distintas disciplinas que tanto los pequeños como los mayores de la casa pueden disfrutar. Ofrecen la ventaja de realizarse al aire libre en entornos de naturaleza que además de ser beneficioso para la salud ayuda a que los niños aprendan a cuidar el medio ambiente. Y son, por supuesto, mucho más fáciles de practicar con el buen tiempo estival.

Por supuesto, la práctica de actividad física intensa no está exenta de precauciones, ya que pueden producirse episodios de hipoglucemia hasta 24 horas tras después de su realización. Es importante, por este motivo, controlar sus niveles glucémicos antes, durante y después de la sesión de deporte, y tener siempre a mano una solución de glucosa de rápida absorción, por si se presentara una bajada leve de azúcar, y el glucagón, para casos de hipoglucemia severa.

Os proponemos una lista de actividades que se incluyen en estas sesiones de multiaventuras:

  • Piragüismo: es una actividad aeróbica que puede ayudar a mejorar el sistema cardiorrespiratorio.
  • Quads: permite disfrutar de paisajes uniendo la velocidad y la naturaleza, además se ejercitan los músculos de piernas y brazos. En los niños puede contribuir al desarrollo de la motricidad y equilibrio.
  • Aventura en los árboles, o arborismo: puede potenciar las capacidades física y motoras y, contribuir a su superación personal.

            Si tienes la suerte de contar con un paisaje más acuático y montañoso las actividades pueden aumentar: barranquismo, descenso de cañones… Antes de realizar cualquier tipo de actividad se recomienda consultar con los guías o monitores contratados las edades de los niños recomendadas para hacer estos ejercicios y tomar las precauciones necesarias para que el plan sea un éxito.

            ¿Te animas a practicar multiaventura con niños este verano?

Compartir: WhatsApp