Mitos sobre la diabetes

Por suerte, a día de hoy, la diabetes comienza a ser una patología bastante más conocida por la sociedad y por los propios pacientes y familiares que hace apenas 10 años. Muchos mitos relacionados con la diabetes ya han sido superados y la mayor parte de nosotros sabemos que muchas cosas que “se decían” no podían estar más alejadas de la realidad: El ser diabético es por culpa de haber comido mucho dulce, ¡falso!; los diabéticos nunca pueden comer chocolate ni golosinas, ¡muy falso!; la diabetes puede ser contagiosa, ¡muy, muy falso!

El mito debe su porqué sólo a una cuestión, la falta de información. Ha ocurrido y ocurrirá con todo tipo de patologías que asustan a la población por su alta incidencia, buenos ejemplos son el cáncer, el sida y por supuesto la diabetes. No podemos culpar a la sociedad, a los pacientes ni tampoco a los profesionales sanitarios por estas cuestiones, tan solo las autoridades sanitarias y la administración pública son los que tienen la capacidad y las herramientas necesarias para educar y formar a la población y desligar, por tanto, determinadas enfermedades de leyendas, mitos e informaciones incorrectas.

En este sentido en el terreno de la diabetes todavía queda mucho camino que recorrer y para demostrarlo vamos a desmitificar varias afirmaciones sobre esta patología que todavía mucha gente considera correctas y que, sin embargo, no pueden estar más alejadas de la realidad:

  • “Las personas con diabetes deben evitar el consumo de hidratos de carbono, pan, pastas y otros productos similares”. Rotundamente falso, los diabéticos tan solo deben vigilar el consumo de hidratos de carbono y calcular las raciones que ingieren de ellos, para así poder ajustar sus dosis de insulina, pero estos nutrientes son tan necesarios y recomendados como en cualquier otra persona.
  • “Los productos dietéticos, light o aptos para personas con diabetes son el alimento más recomendado”. De nuevo falso, ningún productos es apto o no para una persona con diabetes, todos los productos lo son siempre que vigilemos el no excederse y practiquemos deporte para contrarrestar los alimentos más calóricos o con mayor índice glucémico (IG).
  • “Hay trabajos que un diabético no puede realizar”. Una cosa es que existan empleos en los que una persona con diabetes deba asegurar un control perfecto y un buen manejo de su enfermedad, pero otra muy distinta es que haya trabajos totalmente vetados. La persona con diabetes puede desempeñar cualquier oficio, que nadie os intente convencer de lo contrario.

Compartir: WhatsApp