Consejos para ir de festival con diabetes

¿Cuán es tu banda sonora del verano? Seguro que tienes esa canción grabada a fuego en tus oídos, destinada a convertirse en un símbolo de tus vacaciones. Ya seas de rock, indie, folk, música electrónica o los géneros que te gusten, a buen seguro la música forma una parte importante de tu verano. Y mucho más si, además, eres de aquellos o aquellas que disfrutan acudiendo a abarrotados festivales para disfrutar de sus grupos favoritos entre masas de fans. ¿Es tu caso?

De un tiempo a esta parte, los festivales de música han ido ganando peso en el verano de la juventud, y para muchos se han convertido en protagonista indiscutible del período estival. Ya sea en Benicasim, Barcelona o Bilbao, hordas de jóvenes (y no tan jóvenes) se dan cita cada año para disfrutar del placer de la música en vivo, aguantar las condiciones meteorológicas que vengan y pasarlo bien con amigos venidos de toda España.

Para muchas personas, los festivales de música son una opción ineludible para experimentar un verano completo pero, ¿qué precauciones han de tenerse en cuenta al viajar a festivales? ¿Y qué riesgos específicos deben evitar las personas con diabetes?

Hidratación

Es verano y vas a pasar muchas horas a merced del sol, y es muy probable que tengas que soportar temperaturas por encima de los 30 grados centígrados, por lo que una hidratación adecuada será la base de tu buena salud en un festival de música. Trata de tener a mano un botellín de agua y dar sorbos pequeños con cierta frecuencia, y mojarte la nuca cuando tengas ocasión.

Protección solar

Por la misma razón, será importante proteger la piel con una loción solar adecuada para no encontrarse con incómodas (y peligrosas) quemaduras solares el día siguiente. Pasarás mucho tiempo con los brazos y nuca al aire, y utilizar un factor de protección adecuado es clave para prevenir complicaciones.

Alimentación

Normalmente encontrarás decenas de puestos de comida para reponer energías entre concierto y concierto y pueden servirte de opción como emergencia, pero suelen ser muy caros, y tienes la desventaja de no conocer todos los ingredientes de los productos que vayas a comprar. Siempre será más económico y saludable llevarte de casa algunas piezas de fruta (plátanos, por ejemplo) y bocadillos con los ingredientes que tú quieras. Así podrás controlar a la perfección las raciones de hidratos que ingieres.

Vigilancia constante de la glucemia

Por supuesto, tu glucómetro deberá ser siempre tu mejor compañero, y la toma de mediciones frecuentes será una obligación especialmente crucial durante estos días. Son varios días de desgaste, de romper con tu rutina nutricional y (no vamos a engañarnos), ingerir algunas consumiciones alcohólicas, por lo que tu glucemia será sometida a ciertas variaciones a las que no está acostumbrada. Insistimos: mide con frecuencia, y ten a mano algún stick de Glup Up 15 por si acaso tus niveles de glucosa en sangre descendieran por debajo de 70 mg/dl.

Descansar

Los festivales pueden durar varios días, en los que encadenarás muchísimas horas de paseos, estar de pie, hablar, cantar… y generarás un desgaste muy grande a tu cuerpo. Por ello, aprovechar las noches para dormir será fundamental si quieres aprovechar al máximo el día siguiente y no ser presa del cansancio. Una noche de hotel será más cara que acampar en el recinto del festival, pero tus músculos y tu cerebro lo agradecerán.

Si sigues estos consejos, no hay motivos para que no disfrutes de unos días magníficos junto a tus amigos y, cuando los escenarios echen el telón, una nueva canción reemplace en tu cabeza a esa que tenías grabada al comienzo del festival.

Compartir: WhatsApp