Cómo iniciarte en el running

No será la primera vez que hablemos de los beneficios del auge del running en esta web, y tampoco será la primera que os queramos recordar sus beneficios y sus riesgos en caso de no practicarlo correctamente. Se trata de una actividad fantástica por muchos motivos: ayuda a regular el metabolismo y los valores glucémicos; a eliminar grasa corporal y mantenerse en forma en general; no requiere mucho equipamiento ni inversión (aunque es necesario unos mínimos); y eso sin contar sus numerosos beneficios psicológicos en nuestro bienestar y salud mental.

Si hablamos de psicología, seguro que a alguien le vendrán a la cabeza algunas preguntas: ¿seré capaz de mantener la regularidad? ¿Tendré la fuerza de voluntad? Cuando se trata de mantener un hábito, suele ser buena idea marcarse un objetivo, un reto, como un faro que guíe nuestros pasos para ayudarnos a avanzar. Lo ideal es empezar con un objetivo modesto, a nuestro alcance. Si nunca has corrido, no te propondrás completar una maratón, pero tal vez puedas con una carrera popular de unos 10 kilómetros. Si ya te has iniciado en la práctica pero nunca te has puesto en serio, quizás la media maratón sea tu objetivo. Aunque luego no puedas completarlo, porque siempre pueden surgir inconvenientes (lesiones, fechas…) al menos, tener el reto en mente te habrá ayudado a adquirir el hábito de salir a correr 2, 3 ó 4 veces a la semana.

Y es que, aunque digan que correr sea cosa de cobardes, proponerse un reto y perseguirlo es siempre algo digno de elogio. ¿Cuáles serían, por ejemplo, los pasos para preparar una media maratón? Según la revista runners.es, cualquier persona capaz de correr 5 kilómetros puede preparar este tipo de carrera. Necesitará, eso sí, constancia, cierta dosis de sacrificio y tener la paciencia necesaria para ir sumando poco a poco kilómetros sin perder la cabeza.

  • Comenzar corriendo unos 3 días por semana.
  • Ser capaz de aguantar 5 kilómetros sin problemas.
  • Aumentar 2,5 kilómetros cada dos semanas.
  • Así hasta llegar a poder cubrir los 20-22 kilómetros de una media maratón.
  • Trata de correr a un ritmo en el que puedas hablar sin dificultad.
  • Plantea un plan de entrenamiento de unas 15 semanas.

Y, a la hora de encarar la carrera, tómatelo con calma, busca tu ritmo y, si lo necesitas, para a andar en algunos tramos. Se trata de ser capaz de completar el recorrido, pero no de lesionarte en el intento.

Para poder remontar con facilidad posibles bajadas de azúcar, tanto durante los entrenamientos como en la propia prueba, es aconsejable llevar a mano una solución de glucosa de rápida absorción, como los sticks de Gluc Up 15.

Pero esto era sólo un ejemplo. Como ya hemos dicho al principio, tu reto no tiene por qué ser la media maratón; podrías marcarte como meta completar una carrera popular de 5 ó 10 kilómetros. ¿Cómo lo ves? ¿Te animarás a correr aun a riesgo de que te llamen cobarde?

Compartir: WhatsApp